La fórmula del éxito para tu negocio en Internet

Para que hoy un negocio en Internet tenga  éxito lo primero que es necesario entender es que el consumidor ya no quiere que se le moleste, que es él quien tiene el poder, quién busca la información, y que nuestro reto como empresa es hacernos encontrar,  aconsejarle y proveerle de la información necesaria y de calidad (contenidos), para que cuando nos necesite o vaya avanzando en su ciclo de compra, finalmente nos seleccione a nosotros y no a la competencia.

Una estrategia de marketing de contenidos orientada a resultados debería seguir la siguiente fórmula:

 

R= 3i + 5C

R = Integridad de Marca + Proceso de Conversión

 

La primera parte de la fórmula tiene que ver con el branding, con la construcción de la marca.

La clave hoy es alcanzar una “integridad de marca“. Ya no es suficiente con que construyamos una identidad de marca y la posicionemos  a base de publicidad, de impactos y de frecuencia; tenemos que conseguir tener una “integridad de marca“. El usuario / consumidor nos exige, que le digamos cómo somos, pero también que nos comportemos como decimos que somos. Si logramos alcanzar esa “integridad de marca” no solo conseguiremos un posicionamiento y una notoriedad, sino que conseguiremos reputación de marca.

¿Y como hacemos para avanzar hacia esa “integridad de marca“?

Pues creando contenido que hable de nosotros y que permita al usuario comprobar que somos y que actuamos tal como decimos que somos.  Y si finalmente logramos venderle un producto o un servicio éste debe de ser excelente y cumplir con todo lo que le hemos dicho que hace, porque si cumplimos con sus expectativas seremos coherentes y estaremos proyectando una adecuada imagen de marca. No se trata de ser los mejores, se trata de ser diferentes, de encontrar un nicho de mercado (problema detectado o una necesidad no satisfecha) y ofrecer una solución diferente a la que ofrecen nuestros competidores.

La segunda parte de la fórmula tiene que ver con el “proceso de conversión”.

Este proceso persigue el objetivo poner en contacto nuestra marca con la audiencia para conseguir convertirla envisitantes de nuestro sitio web, a los visitantes en prospectos, a los prospectos en clientes y a los clientes en promotores o prescriptores de nuestro negocio.

Como podéis observar en el grafico superior toda esta proceso de conversión tiene que ir acompañado en todo momento de una estrategia de contenidos previamente definida por la empresa y de un análisis continuo que evalúe los resultados parciales que vamos obteniendo a lo largo de todo el proceso.

 

Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo en las redes sociales. Gracias

 

Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo en:
Facebook Twitter Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies